Debido a que los SARMs se encuentran actualmente en la fase de investigación, no hay actualmente consecuencias de salud a largo plazo probadas clínicamente por el uso de SARMs. Basándose en los informes publicados hasta ahora, los SARMs han mostrado un gran progreso en la reducción de los efectos secundarios en relación con los AAS (hepatotoxicidad, efectos secundarios androgénicos, etc.) y no se han reportado efectos secundarios irreversibles.