Los SARMs son una «nueva generación», o una especie de mejora sobre los AAS tradicionales. Algunos de los beneficios que ofrecen los SARMs sobre los AAS son – Acción selectiva sobre los receptores de andrógenos, pero sin efectos secundarios androgénicos – No son hepatotóxicos (no causan daños en el hígado) cuando se toman por vía oral.