Nuestros SARMs se fabrican con materia prima de grado farmacéutico. Cada lote es analizado mediante Cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC) en el Laboratorio de Control Microbiológico de Madrid. Después de dicho proceso, donde comprobamos que tiene pureza superior al 98% lo mandamos a otro laboratorio nacional que se encarga de hacer el producto final con las mas rigurosas técnicas de control de calidad. Una vez terminado, junto con el certificado anterior, nos expiden una garantía de calidad dando fe de que el proceso ha sido completamente transparente y ha sido realizado en España.