El uso de r-ala, ácido lipoico, antioxidante, suplemento, ácido graso no es nada nuevo. La gente lo ha usado durante miles de años, aunque no todo el mundo sabe de su aplicación y de sus beneficios. Por ello, desde Ng Labs hemos decidido poner un énfasis en la lectura científica enfocada a temáticas que conciernen diferentes áreas del campo de la salud. Ya tenéis disponibles dos lecturas muy interesantes, el primer artículo que hicimos fue acerca del TUDCA, mientras que el segundo post fue sobre el glutatión.

¿Qué es el R-ALA?

R-ala es un aminoácido que se puede obtener a través de la ingesta de alimentos como el brócoli, las espinacas, ciertas levaduras, patatas, carnes rojas, así como vísceras como los riñones y el corazón. Asimismo, supone un cofactor junto a otros aminoácidos como la valina, leucina, o la isoleucina. Los suplementos antioxidantes funcionan previniendo la oxidación de otras moléculas que pueden dañar las células o el ADN. El R-ala es un suplemento que está hecho de ácido lipoico, un antioxidante y ácidos grasos. Los ácidos grasos se componen principalmente de átomos de carbono e hidrógeno con un grupo carboxilo en un extremo y un grupo alcohol en el otro.

Cabe mencionar que el ácido lipoico se encuentra naturalmente en el cuerpo humano, en órganos como el hígado, el riñón y el páncreas. Al ser un antioxidante soluble en agua, también puede proteger las células mitocondriales de los radicales libres.

Origen del R-ALA

El papel del ácido lipoico como antioxidante se publicitó por primera vez en la década de 1960. Más recientemente, algunos investigadores y profesionales de la salud han afirmado que el ácido lipoico es un poderoso agente antienvejecimiento, pero estas afirmaciones no son aceptadas por todos los científicos. El ácido lipoico es el ingrediente principal del suplemento porque es un precursor de otras dos moléculas: ácido alfa lipoico y ácido dihidrolipoico. Estas dos moléculas son antioxidantes. El r-ala se creó por investigadores de la Universidad de Oregón en 2012.

Por otra parte, existen investigaciones que sugieren que el nutriente r-ala, que se encuentra en las manzanas, podría tener un efecto antioxidante. También se cree que es beneficioso para regular los niveles de grasa y reducir el riesgo de un ataque cardíaco. Por tanto, este artículo explorará los beneficios en la salud humana y si debe considerarse como un suplemento dietético o no.

En su origen se vuelve necesario abarcar el concepto de “antioxidante” para explicar la esencia del r-ala, pues los antioxidantes son sustancias que protegen a las células del daño causado por los radicales libres. Así, r-ala es uno de los antioxidantes más poderosos que se encuentran en la naturaleza.

Propiedades y beneficios del R-ALA

Tiene propiedades antioxidantes y se cree que mejora la sensibilidad a la insulina y la producción de glucosa. Esto significa que podría ayudar a regular los niveles de grasa sin afectar los niveles de colesterol, por lo que es una opción saludable para las personas que buscan perder peso rápidamente. El ácido lipoico es un antioxidante que ayuda a aumentar la cantidad de energía que las personas pueden usar en su cuerpo. También ayuda a reparar las células y también se puede utilizar como complemento para deportistas.

Son muchos los beneficios de tomar este suplemento a diario. Ayuda a mantener las células sanas y se asegura de que produzcan energía correctamente. También ayuda a reducir el estrés oxidativo que conduce al daño muscular durante el entrenamiento con pesas o incluso cuando salimos a correr al aire libre.

Al realizar un listado resumido de beneficios atribuidos a su acción antioxidante, comprobamos que la lista es muy variada:

  1. Ayuda a combatir la resequedad de las conjuntivas en los ojos.
  2. Ayuda al rendimiento o energía optimizando la propia reserva y proporcionando una mayor fuerza y vitalidad.
  3. Genera una protección contra el cáncer.
  4. Incrementa la elasticidad de la piel y la suaviza hasta el punto de que incluso interviene en la humectación.
  5. Ayuda a remover del organismo metales pesados como el plomo y el mercurio.
  6. Revierte y previene el envejecimiento prematuro.
  7. Logra un sistema inmune estimulado que actúa como propulsor natural del interferón (grupo de proteínas que se producen en respuesta ante la presencia de diversos agentes patógenos como parásitos, virus, bacterias, posibles tumores, etcétera).
  8. Disminuye el riesgo de flebitis (inflamación de las paredes venosas), varices, etc.
  9. Amortigua el distrés (angustia o aflicción, conocido también como estrés negativo).

 

Como médico formado en Nueva Zelanda, Brad Stanfield comparte las últimas investigaciones sobre por qué envejecemos y si estamos más cerca de encontrar formas de prolongar la vida útil. Sus vídeos están basados en datos clínicos de estudios revisados. Este vídeo en concreto plantea la siguiente cuestión: “¿Qué muestran realmente las investigaciones sobre el ácido alfa lipoico y sobre su efecto en el aumento del rendimiento?”

 

 

 

¿Qué aplicaciones tiene?

Debido a su efecto antioxidante, energizante e hipoglucemiante, el ácido fólico se utiliza sobre todo en los suplementos dietéticos, dado que presenta numerosos beneficios como complemento siempre y cuando se acompañe con una buena alimentación. El ácido lipoico se usa como tratamiento médico para afecciones como la neuropatía periférica y la degeneración macular relacionada con la edad. Se ha investigado para tratamientos de diabetes mellitus tipo 2, cáncer, síndrome metabólico y retinopatía diabética. Además, este ácido supone también un paliativo contra el dolor y la sensación de quemazón, enrojecimiento, irritación y calambres que ocasiona la neuropatía periférica. De hecho, hay pacientes que incluso hay especialistas que recomiendan el uso del ácido alfa lipoico para el tratamiento de la fatiga crónica.

Según los estudios clínicos realizados tiene un efecto antioxidante que ayuda al organismo a someterse ante el ejercicio intensivo y a la exposición de los rayos ultravioleta de forma excesiva. También se conoce como el antioxidante universal dado que tiene una capacidad de mezclarse tanto a nivel acuoso como a través de un medio graso. En base a ello, presenta una biodisponibilidad que permite actuar tanto a nivel extracelular como intracelular, actuando en cualquier parte y a cualquier nivel del organismo.

Su importancia frente al Alzheimer y otros problemas en salud

El Alzheimer es una patología neurodegenerativa que a día de hoy está muy extendida en la población. En los diversos experimentos sobre la enfermedad de Alzheimer con ratones, se les ha administrado ácido alfa lipoico. Este fármaco ha logrado en los ensayos clínicos unos resultados alentadores que animan a seguir planteando investigaciones científicas (Díaz Vega, 2004).

Se ha descubierto que combate el cáncer, el envejecimiento, la inflamación y el estrés oxidativo. También fomenta la pérdida de peso y mejora el rendimiento del ejercicio porque acelera el metabolismo al mejorar la recuperación muscular. No interfiere con la medicación o la dieta y es seguro que lo tomen las mujeres embarazadas, así como los niños mayores de seis años.

¿Actúa como quemagrasas?

También tiene una acción de quemagrasas debido a que disminuye el almacenamiento de grasa visceral en el organismo dado que disminuye la captación y el almacenamiento de la glucosa por el tejido adiposo, lo cual se traduce en un incremento de la producción de energía cuyo efecto favorece además la reducción de los niveles de glucosa en sangre. Además, conforme se ha mencionado anteriormente, la adición de ácido lipoico supone una dieta muy importante para pacientes diabéticos de tipo 2 debido a esa reducción de los niveles de glucosa en sangre, la cual a su vez facilita la síntesis del glucógeno.

Thomas DeLauer – Coach de Nutrición y Rendimiento Empresarial – ha construido su nombre en torno a ayudar a las personas más ocupadas en todos los rincones del mundo a encontrar el tiempo para hacer pequeños y fáciles cambios en sus dietas. En el siguiente vídeo nos explica cómo quemar carbohidratos con antioxidantes como el mismo que genera nuestro propio cuerpo, el ácido alfa lipoico.

Según explica en el siguiente vídeo, entre otras cuestiones, se ha demostrado que la biodisponibilidad del r-ala suplementario es mucho mayor que la del r-ala dietético. Un usuario puede tomar unos 50 mg con fines antioxidantes; hasta 800 mg al día con fines diabéticos, según las indicaciones de un médico. Una dosis común es de 350 mg a 600 mg diarios. A menudo se recomienda tomarla con el estómago vacío.

 

Conclusiones y reflexiones

Al ser un ácido graso no esencial, nuestro organismo lo sintetiza pero en pequeñas cantidades, por lo que no conlleva efectos secundarios y simboliza ser un soporte metabólico de garantía. En consecuencia, contradicciones no se conocen hasta el momento pero sí que es cierto que a pesar de no existir estudios a largo plazo, no se recomienda que la ingesta se produzca durante periodos de gestación. Como curiosidad mencionar que a día de hoy se están llevando a cabo ensayos clínicos con humanos infectados por VIH, aunque se desconocen los resultados por el momento.

La piel sufre mucho y en los procesos pro oxidativos es importante cuidar la alimentación y tener en cuenta la práctica de hábitos que dañan la salud. Llegado a este punto, como reflexión final señalar que es necesario así tener un soporte adecuado y equilibrado de antioxidantes a través de vía oral para la fijación de iones metálicos y la captura y eliminación de los radicales libres que producen el envejecimiento. Al tener una acción protectora de la función hepática, retarda incluso los procesos crónico degenerativos proporcionando a la piel un rejuvenecimiento y embellecimiento. Es más, juega también un rol muy importante en el metabolismo de los azúcares y la versatilidad que tiene lo han posicionado como un suplemento nutricional universal de excelencia tanto a nivel cutáneo como orgánico.

Bibliografía