¿Qué es el glutatión?

El glutatión peroxidasa es una de las enzimas implicadas en la conversión de especies reactivas de oxígeno, la cual cataliza la reducción de peróxido o peróxido de lípidos. Además, es una enzima muy importante para las células, porque interviene en la eliminación de especies reactivas del oxígeno, y su investigación puede utilizarse para analizar la patogénesis fisiológica de diversas enfermedades (Cisneros et al., 1997).

 

Función biológica del glutatión.

La función biológica del glutatión implica su participación como antioxidante, neuromodulador y antídoto. El conocimiento del metabolismo del glutatión en el cerebro es necesario para comprender la progresión e incluso el desarrollo de enfermedades relacionadas con enfermedades neurodegenerativas. El glutatión es esencial para la proliferación celular, se detecta en el espacio extracelular y su liberación es estimulada por secciones cerebrales (Martínez et al., 2011). De hecho, el incremento de la GST-Pi se ha ido observando en varios cánceres o en estados precancerosos. Existen diversos índices que aseguran que el glutatión y las glutatión S-transferasas intervienen en la forma en que las células resisten ante la exposición prolongada ante las drogas.

¿Cómo actúa el glutatión contra el envejecimiento?

El envejecimiento es una fisiología asociada con la adaptabilidad reducida de órganos y sistemas, así como con una disminución en la capacidad de responder a sustancias nocivas que afectan al cuerpo y deterioran su estructura y función. En resumen, ocurre de manera relacionada con la edad como una serie de interacciones de origen intrínseco, extrínseco y aleatorio de moléculas importantes. Esta enzima es muy sensible al estrés oxidativo y sufre importantes cambios estructurales y funcionales cuando se expone a un entorno oxidativo. Reducir el agotamiento del nivel de glutatión puede tener efectos beneficiosos en pacientes con diversas enfermedades neurodegenerativas (Martínez et al., 2011).

 

¿Cómo actúa el glutatión contra la neurodegeneración?

Se han hecho muchos intentos para frenar la progresión de las enfermedades neurodegenerativas, uno de los cuales es el uso de N-Acetilcisteína, vitamina C o vitamina E en los pacientes. Este tipo de terapia molecular antioxidante muestra un aumento gradual de los niveles de glutatión en pacientes previamente diagnosticados. Reducir el agotamiento del nivel de glutatión puede tener efectos beneficiosos en pacientes con diversas enfermedades neurodegenerativas. En conclusión, el vínculo entre el estrés oxidativo y el proceso neurodegenerativo es claro, aunque es importante tener cuidado (Martínez et al., 2011).

 

A lo largo de sus 15 minutos este vídeo referencia diversos estudios acerca de la síntesis de glutatión a través del estrés oxidativo en el envejecimiento y cómo puede corregirse mediante el uso de suplementos de cisteína y glicina en la dieta. También menciona la suplementación con glicina y NAC en adultos. A su vez, este vídeo se basa en un ensayo clínico piloto donde se mencionan temas muy útiles e interesantes como la fuerza muscular, la resistencia a la insulina, etcétera.

 

 

 

 

Metales pesados y glutatión

El glutatión es capaz de hacer inertes químicamente los metales pesados como el mercurio, cadmio, arsénico, hierro, etc. Los «metales pesados» se definen como recursos químicos con una densidad igual o mayor a 5 gramos cm3 o un número atómico mayor a 20 en forma elemental. Cabe señalar que cuando la concentración es demasiado alta, cualquier elemento se vuelve tóxico para las células a pesar de ser considerado beneficioso (Navarro et al., 2007).

¿Cómo actúa el glutatión en combinación con NAC?

La combinación de NAC (N-acetilcisteina) y TMZ (Trimetazidina) mantiene la AGPx (actividad de la glutatión peroxidasa) y previene la fibrosis pulmonar, lo que sugiere un efecto protector de estos agentes frente al daño oxidativo, contribuyendo al aumento de antioxidantes para la salud. Además de ello, el NAC estimula la síntesis de glutatión al convertirse en cisteína en el metabolismo, logrando así un efecto antioxidante (Aular et al., 2007).

Los niveles de glutatión en las células inmunitarias reducen con la edad, lo cual puede describir el decrecimiento de la funcionalidad a la que se someten. La NAC no solo es un precursor eficaz de la síntesis intracelular de GSH21, sino que además puede promover la actividad de enzimas celulares relacionadas en el periodo de GSH, como la GSH reductasa, la cual promueve la regeneración de GSH38, disminuyendo las especies reactivas de oxígeno. La mayor parte de las células y tejidos presentan únicamente una alta actividad de transporte para la manera limitada de cisteína, mientras que la utilización del derivado estable NAC37 conduce a su incorporación eficiente (Arranz et al., 2007).

El profesor Michael Berk, investigador de la NHMRC, el cual ocupa la cátedra Alfred Deakin de Psiquiatría en la Universidad de Deakin y Barwon Health, donde dirige el Centro De Investigación Estratégica IMPACT, trata a lo largo de este vídeo cómo el glutatión, principal antioxidante del cerebro, está disminuido en la esquizofrenia y aumentado por la NAC. Además, en este vídeo menciona aspectos como el estrés oxidativo, el cual explica la relación existente entre el estrés infantil y adulto, haciendo que cualquier persona desarrolle enfermedades en su etapa adulta.

 

 

Biodisponibilidad en la alimentación del glutatión

Gracias a la naturaleza del glutatión, que está formado de 3 aminoácidos, se ha reportado que la biodisponibilidad luego de la ingestión es baja. También se ha demostrado que sustancias como la cisteína, la glicina y la vitamina C ayudan a incrementar la producción natural de glutatión. Asimismo, se ha comprobado que los antioxidantes interactúan con los radicales libres y salvaguardan a las células del mal, además de que son las vitaminas A, C y E junto con el glutatión los antioxidantes más utilizados (Ávila et al., 2009). No obstante, la gamma-glutamilcisteína es la manera más eficaz de incrementar los niveles de glutatión celular (Allen, 2011; Witschi et al., 1992).

Asimismo, existe una pluralidad de alimentos que promueven la síntesis natural de glutatión, pues contienen en sí cisteína, glicina y gamma-glutamilcisteína, que son sustancias que incrementan la producción de glutatión en el cuerpo humano, así como glutatión natural (Demirkol et al., 2004). Cabe decir que la actividad física regular incrementa los niveles de glutatión (GSH) comparativamente con aquellos que tienden a no hacer deporte.

Bibliografía

  • Ávila R., María Leticia, & Meléndez C., María Estela (2009). El glutatión y las vitaminas C y E protegen en el daño renal agudo inducido por cromo en la rata. Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, 40(1),35-41 .[fecha de Consulta 9 de Agosto de 2021]. ISSN: 1870-0195. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=57940106